Willian José, Illarramendi y Barrenetxea al margen del grupo; Aritz con normalidad

13 Agosto, 2019

Así ha informado 'Mundo Deportivo' de la sesión de esta mañana:

La buena noticia para Imanol en el día de hoy, fue a medias. El oriotarra recupera a Aritz Elustondo tras su rotura muscular y a Alex Sola, que con la muñeca todavía vendada también entrenó con el resto de sus compañeros.


Pero no todo puede ser felicidad. Illarramendi, Ander Barrenetxea y Willian José se ejercitaron solos en el Z4 de Zubieta tras las molestias que acarrean los tres.


El brasileño se retiró lesionado de Berazubi y presenta una sobrecarga en el aductor mientras que el de Mutriku, sigue con las dolencias en la zona del cuadriceps. Los dos podrían estar presentes en Mestalla aunque Imanol los tendrá que recuperar durante la semana, más difícil lo tiene Barrenetxea con su rotura muscular de grado I.

Raúl Navas por su parte, al igual que el domingo sigue entrenando con normalidad mientras Osasuna ha vuelto a realizar una ofensiva por él.

En lo deportivo, la sesión fue exigente y con mucho balón, como venimos viendo esta pretemporada. Tras una breve carrera continua, Alguacil preparó un circuito de pases con distintos ejercicios técnicos con picas, vallas y pases de primeras. Se mostró intenso, como siempre: “De primeras, el balón más tocado. Duro, duro”, gritaba el míster.

A continuación realizaron una posesión en la que el objetivo era progresar hasta línea de fondo para sacar centro y remate. Se vieron los primeros goles de la mañana. Los equipos los formaron con peto: Remiro/Moyá, Gorosabel, Le Normand, Zubeldia (central), Aihen, Sola, Zurutuza, Guevara, Oyarzabal, Portu e Isak. Sin peto: Zubiaurre y como novedad la ‘Araña’ Ramírez, tras la marcha de Rulli, Zaldua, Aritz, Navas, Kevin, Llorente (pivote), Merino, Odegaard, Sangalli, Pardo y Januzaj, aunque se intercambiaron petos probando distintos sistemas.


El último ejercicio con balón fueron dos partidos en espacios de 30 metros donde se vieron disparos, goles y paradas de todo tipo. Isak volvió a demostrar que está afinado de cara a puerta, al igual que Oyarzabal y Portu, que también mojaron. La plantilla enfiló el túnel de vestuarios no antes de parar a firmar y fotografiarse con casi 300 aficionados.